reconoce sus orígenes

¿Es posible creer en una industria de cine en el Perú?

Publicado: 2013-04-12

En su edición de febrero, la revista “G de Gestión” se hizo una pregunta muy interesante y provocadora: ¿Cuánto se puede ganar invirtiendo en el cine nacional? Allí se plantean diversas hipótesis que tienen los inversionistas. En este caso, el cine, como cualquier otro negocio, puede tener riesgos, pero su éxito podría generar un muy interesante resultado.

El 11 de abril se estrenó, a nivel nacional, la película Asu Mare, producida por Tondero Producciones, dirigida por Ricardo Maldonado, y protagonizada por Carlos Alcántara, el popular Machín, uno de los actores más queridos del Perú. La película ha sido un éxito rotundo de expectativa hasta el momento en cuanto a la presencia de marca y, además, ha logrado centrar en un producto audiovisual una inversión generosa y efectiva de financiamiento privado en marketing y publicidad.

Asu Mare, que es el trasvase del unipersonal de Alcántara a la pantalla grande y  es su historia fabulada, a través del humor, las anécdotas y una serie de gags  que traspasan barreras sociales y generacionales, ha logrado estar en el ojo del público peruano. Más de un millón de personas han visto el tráiler en Youtube, y ha permitido que su sponsor principal sea la compañía de cerveza Brahma, quien ha lanzado una agresiva pauta comercial.

De hecho, según Miguel Valladares, productor de Tondero, Asu Mare es una película que se ha logrado hacer en parte gracias al financiamiento de empresas privadas como Brahma, Inca Kola, Direct TV y Volkswagen, quienes han colocado el 80% del costo total de producción.

Las primeras cifras hablan de un éxito de público sin precedentes. En su primer día de proyección, logró colocar más de 150 mil espectadores, record histórico en el País.  Asu Mare ya es un éxito comercial y pone una nueva valla de taquilla que permita al cine peruano lograr un repunte que ha ido perdiendo en cuanto a espectadores aproximadamente desde hace unos 3 años, atrás.  De hecho permite también preparar un terreno fértil para que las películas, que vengan o se estrenen en este año (al margen del público que desean conquistar)  pueda lograr los objetivos de taquilla que buscan y más.

Una de esas apuestas que se exhibirán este 2013 es la película de terror Cementerio General, dirigida por Dorian Fernández y producida por Audiovisual Films. Su fecha de estreno está prevista para las Fiestas Patrias,25 de julio, a nivel nacional, y ha concitado expectativa por ser una de las primeras apuestas del género a nivel comercial que se proyectarán a esos niveles en Perú.

Cementerio General también trae una muy interesante propuesta, que es la financiación a través de fondos públicos y privados. Se grabó en Iquitos el año 2012 y contó con el apoyo de instituciones públicas locales, pero sobre todo con el auspicio e inversión de diversas empresas y marcas amazónicas, que lograron llegar a cubrir gran parte del presupuesto local de producción.

Cementerio General está orientado a un público definido, que es el consumidor de películas de terror (un público fiel, que consume el 2° número más alto de filmes de género en el Perú) y un público joven, que va de los 14 a los 25 años, mayoritariamente. Un nicho que se puede convertir también en espacio cautivo, lo mismo que el sector infantil, que el año 2012 logró las mayores taquillas para producciones nacionales, como en el caso de Los Ilusionautas o Rodencia.

Existen ya en el mercado peruano iniciativas como Dynamo Capital, un fondo colombiano privado especializado en invertir en cine, que puede dar confianza a la industria incipiente pero pujante.

De hecho, esto nos puede dar algunas ideas para adelante. El cine peruano debería transitar también como una industria cultural, destinada a mostrar lo mejor de nosotros, pero también a generar un desarrollo económico, una retribución que permita su sostenibilidad en el tiempo.

Sin duda, es importante que haya espacio para todos los géneros y para todas las propuestas y que el espectador pueda también tener alternativas. Que las películas lleguen a un público mayor, rompiendo con las resistencias del sector privado para invertir en cine nacional, debido a que no se lo ve  como rentable o quizás aún no encuentran o descifran el potencial.

Es importante el papel del Estado, con reglas claras y políticas concretas de promoción y difusión. Es muy necesario, también, su rol  inversor. Se puede generar que el sector público, además, se decante por el rol promotor y el rol pedagógico, además de por el subsidio a propuestas de todo tipo. El desarrollo de los jóvenes, del cine independiente y de las alternativas es una gran noticia, y debe haber la consolidación, la reconciliación con el público. Es decir, con la consolidación y solidez de una industria fílmica nacional.

¿Es posible creer en una industria del cine en el Perú? El debate está planteado.


Escrito por

Paco Bardales

Amazonía,cine, literatura,política, ciudadanía 2.0, cultura,OVNIS. Gran combo charapa pop. Encuéntrame en Twitter como @pacobardales


Publicado en

Diario de IQT

Gran Combo Charapa Pop